Automático

El sistema que propulsa Bitcoin es completamente automático, por lo que no requiere de interferencia de terceros para funcionar. Adiós a los bancos centrales y a las malas políticas monetarias.